FILÓSOFO DEL MES: KANT: LA RAZÓN HUMANA (LECTURA DE LA CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA)

Crítica de la Razón Pura  de Immanuel
Kant   
Los seres humanos, durante mucho tiempo hemos sido considerado sujetos que no sólo actuamos  por inercia, lo mismo que tampoco somos sujetos que trabajamos bajo ejes de pensamiento netamente racionales. Sino todo lo contrario para tener un pensamiento racional, partimos de la experiencia que tenemos con el mundo, lo mismo que de la comprensión de teorías de ciencias o saberes específicos para armarnos de una mejor estructura de pensamiento.

Ahora bien, el pensamiento racional, nace con la filosofía moderna, que decía que el hombre, se constituía no sólo de esencia o espiritualidad generada por la oración y la reflexión; lo mismo que de lecturas asiduas del conocimiento de las ciencias o saberes específicos, sino todo lo contrario, el hombre, es un ser pensante de ahí la denominación de sujeto que piensa (pregunta e indaga) lo que genera como resultado la certeza o la duda cartesiana con René Descartes. Que se ve demostrada con una sentencia: “pienso y luego existo”. Esto nos da a entender que el concepto de pensamiento de Descartes está muy ligado a la existencia y para existir, es el ejercicio filosófico del hombre de razonar.

De lo anterior, comprendemos que la existencia no es simplemente el hecho de estar determinados en un espacio o tiempo de una historia, sino  que el desarrollo del pensar es generarnos preguntas o dudar de lo que nos pasa en el mundo. Para formarnos no sólo una capacidad de preguntas acerca de lo que tenemos certeza o duda, sino que mediante dicha convalidación, el hombre se forme o explique las construcciones a través de unos conceptos bien analizados y reflexionados a la vez. 

En Descartes, vemos un modelo de pensamiento formado desde la duda y la certeza para ver la falsedad o veracidad de dicho pensamiento; lo mismo que unos conceptos generados desde el racionamiento bien pensado del hombre por medio de la meditación.

En cambio Kant,  lo que busca es que el pensamiento no sea concebido solamente desde el escepticismo de Descartes, el empirismo de George Berkeley, el racionalismo de Bacon, sino armar una estructura que es la unión transversal de todos los anteriores; pero en especial desde esta estructura, lo que se busca es la cientifización de la metafísica y del pensamiento. Sin embargo, también se busca que el ejercicio de la razón, parta no sólo de los conocimientos a priori o a posteriori, igualmente que el mismo conocimiento genera una capacidad en los sujetos que se llama Crítica, cuya finalidad no solo sea analizar los conceptos, sea más bien la capacidad de confrontar lo a priori y a lo a posteriori, para que sean reflexionado pero en especial analizados. Porque como lo expresa en la Crítica de la Razón Pura:

Pedro Ribas, uno de los mejores Traductores
de Kant en Iberoamérica, lo mismo que sus
análisis y críticas en torno a las demás han
sido acertadas, puesto que busca
develar lo que dijo Kant de una manera más clara
y precisa.

La razón se queda estancada inmediatamente de llegar a su fin; o cuando para alcanzarlo, se ve obligada a retroceder una y otra vez y a tomar otro camino; cuando, igualmente, no es posible poner de acuerdo a los distintos colaboradores sobre la manera de realizar el objetivo común; cuando  esto ocurre se puede estar convencido  de que semejante estudio está todavía  muy lejos de haber encontrado el camino seguro de una ciencia  no es más que un andar a tientas (Kant, 1998,15)


Respecto a lo dicho por Kant, el retroceso de la razón se da solamente por la comprobación de la experiencia desde lo a posteriori o de la formulación de la teoría desde el mismo, es    más bien que los seres humanos, cuando realizamos el estudio de la Filosofía y las Ciencias, tenemos que hacer un retroceso para confrontar una experiencia y formarla  o clasificarla desde y para una teoría del pensamiento, porque tenemos la necesidad de buscar la comprensión de esa teoría de pensamiento ante el mundo, no para volverla un saber popular como diría  en una parte de la Crítica de la Razón, sino que gracias a dicha teoría podemos mostrar el uso, deconstrucción, manipulación o manejo de un nuevo concepto deseoso de salir a la luz para buscar la respuesta ante el mundo de eso que nos planteamos en el acto de pensar.

La importancia de la pregunta o el nacimiento del concepto, en el acto de pensar, es porque según Kant, la razón:

“Sólo se reconoce lo que ella misma produce según su bosquejo, que la razón tiene que anticiparse con los principios de sus juicios de acuerdo con leyes constantes y que tiene que obligar a la naturaleza a responder preguntas, pero sin dejarse conducir con andaderas, por así decirlo” (Kant, 1998, 18)



De esto, se deduce que la importancia de la pregunta radica que ella misma se anticipa a su respuesta y busca a través de su misma el desarrollo de la capacidad del juicio en el ser humano, lo mismo que le genera una respuesta develada en un concepto de manera clara y precisa, y que se  convalide con una teoría, para que no sea improvisada, lo mismo que tampoco salga de la nada.  Del mismo modo, la anticipación de la razón, es porque toda pregunta no sólo es el medio generador de juicios sino que es la búsqueda del sujeto formulador, para  el desarrollo de una crítica que se vea mediada  por una reflexión  que es su aspecto esencial, lo mismo de un método proporcionado de observación más agudo, que genera una ampliación de los objetos y del conocimiento.

Las relaciones entre el conocimiento y la metafísica, es porque ella, puede ver no solamente los objetos sensibles como son los astros, los sentidos, los giros y movimientos del observador expectantes de las estrellas, sino que ella es:

El conocimiento especulativo de la razón, completamente aislado que se levanta enteramente por encima  de lo que enseña la experiencia, con meros conceptos (no aplicándolos a la intuición como lo hace las matemáticas) , donde por tanto la razón ha de ser discípula de sí misma, no ha tenido hasta ahora la suerte  de poder tomar el camino seguro de la ciencia  (Kant, 1998, 19) 

De esta primera mirada que se hace en lo Kantiano, desde el concepto de metafísica, lo que busca no es simple y llanamente el ordenamiento de categorías del conocimiento como la hace la experiencia ( a priori) o la formulación de la teoría ( a posteriori) en el razonamiento humano, ella es la ampliación del conocimiento, porque con sus reflexiones acérrimas del mismo, busca no sólo el nacimiento de la pregunta, sino que el sujeto indague desde distintas estructuras ó cuestiones de importancia, como son los límites de la experiencia y la validez y/o falsedad de la pregunta, desde y para una teoría. 

Ahora bien, la razón humana en Kant, no es sólo nace de la  experiencia,  de la teoría del conocimiento, la razón, nace de la formación reflexiva y esencial de la pregunta que se ve expuesta desde y para un concepto con un análisis fuerte, para formarse en la crítica, que busca enseñarnos desde lo pedagógico y en lo cotidiano:

El espacio y el tiempo son meras forma de intuición sensible, es decir, simples condiciones de existencia de las cosas en cuanto a fenómenos; que tampoco  poseemos conceptos del entendimiento ni por tanto, elementos para conocer las cosas  sino en la medida que se puede darse la intuición correspondiente a tales conceptos; que, en consecuencia, no podemos conocer un objeto como cosa en sí misma, sino de la intuición empírica, es decir en cuanto a fenómeno (Kant, pág.25)


Con esto, lo que se quiere decir, es que cuando nos hacemos una preguntas y nos formamos un concepto, ella pertenece netamente a un espacio y tiempo ( ahora) y pocas veces trascenderá; ejemplo de esto es la pregunta por las orbitas de Marte que se hizo Kepler. Esto trascendió su tiempo en un espacio determinado  y generó una revolución del pensamiento, pero si las miramos en la actualidad, ella es una pregunta que formó el concepto de orbita en marte,  lo que correspondió a una observación de ella en el planeta.

En conclusión lo que me queda claro de la lectura, el concepto de razón en lo humano, nace de la necesidad de enseñar el conocimiento de forma total, pero tiene sus límites, por eso necesita de la metafísica; puesto  que la crítica le ayuda a sopesar la ampliación y reducción del mismo, para generarse unos principios y en especial un espacio de especulación más amplio.

La experiencia igualmente, es quien nos enseña a conocer el objeto como cosa en si, cuando tenemos contacto. Lo mismo que es el eje generador de pensamiento como nos dice Kant, ya que como nos puede decir todas las posibilidades que le corresponde o no a un objeto, es la que ayuda a la formación de unas bases cuando vamos al conocimiento teórico.

BIBLIOGRAFÍA

KANT, Immanuel. CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA. Madrid: Editorial Taurus. 2005 Traductor: Pedro Ribas.


Comentarios

Entradas populares