LITERATURA: LA MUJER EN LA MITOLOGÍA / ATENEA


Atenea la Guerrera parida de la cabeza de su padre
Zeus para ser la guía del pueblo Griego desde
y para el Conocimiento y la Sabiduría.



“Las mujeres han servido todos estos siglos de espejos que poseían el poder mágico delicioso de reflejar la figura de un hombre el doble de su tamaño natural”

Anónimo

Palabras Claves: Mujer, Seducción, Mitología, Psicología, Análisis, Crítica, Historia y Reflexión.

La mujer ha sido tema de distintas perspectivas en las humanidades, pero en especial dentro de la literatura de todos los tiempos, porque ha sido la musa generadora de los escritos más recurrentes pero a la vez más seductores, que van desde lo erótico hasta la épica.

En nuestro caso, la figura de mujer que se quiere resaltar es la mujer sabía, más conocido dentro de nuestro haberes como la diosa Atenea. Si miramos la mitología griega, se dice que nació de la cabeza del Dios Zeus, porque según se cuenta, su padre se había devorado a su madre Menis porque  el oráculo, había pronosticado que los hijos de esta iban acabar con Zeus y su reinado.

  
A pesar de esto,  Atenea, representa la observación, el sigilo, la prudencia y la discreción para el empleo del conocimiento, la justicia, las artes y otras habilidades poseídas por ella dentro o  fuera del monte olimpo.  Pero esto se debe no sólo por ser la hija del Dios Zeus, para ser una sagaz estratega aplicando todo lo dictado u aprehendido, sino que la herencia dejada por su madre Menis que es la prudencia y discreción a la hora de realizar las cosas.

Atenea la mediadora de los Dioses pero también la
de "ojos de lechuza" que busca enseñarnos la
importancia de la observación en la Filosofía.
Porque muy al pesar de la diosa, ella toma elementos de su progenitora que conoce o desconoce, puesto que tiene muchas virtudes, pero tiene un elemento muy nocivo más conocido como orgullo, ya que ella se denomina hija de su padre y desconoce la incidencia de la madre dentro del proceso de procreación.

Es aquí donde vemos que el papel de la mujer en la mitología, está enlazado con ayudar al hombre, brindándole ánimos, consejos sobre los diversos frutos habidos en los campos, lo mismo que generando un espacio de reflexión entre el combate y el descanso de la batalla, para ser una persona de pensamiento calmado y mesurado, porque si hemos leído la tradición, Atenea, nos invita a ser personas de mucha calma, pero también a tener la sagacidad del hombre a la hora de acabar con el enemigo, porque éste rasgo masculino es de admirar en la diosa, porque en su época, nadie esperaba que una mujer poseyera esos rasgos.

En nuestra época actual, me pregunto yo como estudiante de Filosofía & Letras, tenemos todavía mujeres como Atenea, sigilosas como el hombre, pero con más astucia que él para no dejarse llevar por la pasión de la ira o mediática como las mujeres para buscar la conciliación entre lo épico y lo trágico.

La respuesta a esto, según  la psiquiatra norteamericana Jean Shinoda Bolen en libro  las diosas de cada mujer:

La perspicacia de Atenea, permite a una mujer recorrer su camino de manera eficaz en situaciones que son tan importantes: las consideraciones políticas o económicas. Tal vez, porque utiliza su capacidad para pensar con arreglo a una estrategia para continuar sus propios proyectos, o como compañera-consejera de un hombre ambicioso en ascenso. En cualquiera de los casos, el arquetipo de Atenea rige en mujeres que conocen cual es el “mínimo aceptable”, cuya inteligencia está orientado hacia lo práctico y lo pragmático, y sus acciones no están determinadas por emociones o influidas por el sentimiento (116)

Atenea desde la Belleza es la mezcla de
seducción, conocimiento y misterio
cuya magia seduce algunos hombres
por lo emocionante de su conversación
pero también, puede desatar las mayores
guerras por la constante búsqueda del
poder que ella devela.
De lo anterior podemos deducir que una mujer del estilo de Atenea, en la mitología, representa lo racional, lo práctico pero en especial, la templanza de carácter suscitado por las mujeres en casa, mientras sus esposos, se encuentran jugando al ego (combatiendo) para tener un determinado territorio o simplemente morir de manera digna.

A pesar de Atenea, no poseer hijos, siempre se comportó como una madre conciliadora con los héroes que ella protegía dentro de las batallas. Y esto le brinda a la diosa, destellos de instintos maternal, donde se ve como alguien benévolo pero antes que nada con sentimientos como si fuera cualquier mortal.


Pero esta benevolencia y sentimientos humanos, no eran para mostrar como un ser protector, ante sus súbditos del pueblo Ateniense o Ático. Sino para dejar entrever el poder poseído por ella, al ser la hija del Dios todo poderoso Zeus y la incidencia participativa dentro de las batallas de forma igual o superior a Hera, la legitima esposa de su padre. Como vemos en esto, lo que se busca en el papel de la mujer en la mitología es ver ¿Quién era la más poderosa? ¿Cuál era el protegido más especial para ellas?  O en los cánones de la belleza ¿Quién supera en belleza a la diosa Hera o Atenea?

De esto deducimos, que la mujer siempre busca la competencia o el poder a través de ella, para verse no sólo más bella ante los demás sino sentir la satisfacción de haber ganado la partido. Con esto decimos que la mujer en la mitología, es épica, porque puede no coger una espada, pero con sus torneadas cinturas y senos erguidos hacen que un pueblo entero se pueda matar, tal y como pasó en la Ilíada. Porque Helena, quiso dejarse llevar por sus devaneos y no tuvo el sigilo de ser una buena estratega.


En conclusión en la primera parte del ensayo, se buscó mostrar mediante argumentos la importancia del papel de la mujer en la mitología: Atenea y además la incidencia que esta tuvo dentro del desarrollo de las mujeres de su tiempo, para generar polémica por su carácter intelectual y de guerrera.  Para la próxima entrega, se buscará mostrar desde la argumentación el papel de la mujer en la forma de la sabia, desde diversos tiempos históricos, lo mismo que de autores de todas las ramas del conocimiento.

Bibliografía


·         BOLEN, Jean Shinoda. LAS DIOSAS DE CADA MUJER “Una Nueva psicología femenina”. Barcelona: Editorial Kairós S.A. 2010. Traducción: Alfonso Colodrón.

Comentarios

Entradas populares