COLUMNA #5 A TOBÓN LOPERA

Carmenza, una maestra que le enseña a sus
estudiantes que lo importante es serle
fiel a sus principios Éticos y morales
para ser un maestro integro y en especial
de apertura a la innovación.

Querida y apreciada Carmenza, hoy es un día de júbilo y fiesta para ti lo mismo que para todos los que te rodean. Estas cumpliendo un nuevo año de vida, el cual te ayudará a reflexionar cada día sobre las acciones realizadas, pero en especial proyectar nuevas perspectivas que te van ayudan a cimentar el carácter e igualmente a crecer en lo humano e intelectual.

Recuerdo que cuando llegué a la Normal Superior de Medellín, en el año 2006 el nombre Carmenza significaba sabiduría, inteligencia, entendimiento, orden y disciplina, significaciones que hoy 06 de junio de 2012 día de tú cumpleaños, pienso que todavía tienen la misma significación, porque tú me enseñaste que la sabiduría no es andar divulgando lo que escucho como dice la máxima capital del Núcleo que elaboró el maestro Sanabria, sino más bien que el poder de la sabiduría es dado por la prudencia, el pensar muy bien cada palabra que se va decir al enfrentarse a los avatares de las personas de nuestra cotidianidad. Del mismo modo, ser sabio es no andar con la prepotencia de presuponer que uno se les sabe todas, no por el contrario es reconocer nuestras debilidades para ver como la podemos mejorar y en lo posible llegar a ser cada día más útiles.

Una maestra que devela su sencillez
humana en una escritura calmada y ordenada
del pensamiento, para ser mejor cada día
en su rol y en la vida.

Eso lo aprendí contigo cuando llegué a lo que en mi época se llamaba Ciclo Complementario, donde también reconocí que la primera característica de un investigador, es la Disciplina y esa una de las significaciones del nombre tuyo en la Escuela Normal, toda la vida esa lección de la llamada Disciplina, la llevo interiorizada cada vez que hago un trabajo para el pregrado, pues constantemente cada vez que empiezo un curso, nunca dejo para última hora el rastreo de información para los trabajos finales, sino que cada momento libre del semestre lo uso para dicha búsqueda o en las vacaciones investigo los programas de los cursos que voy a tomar. Y eso te lo debo a ti, porque gracias a esa disciplina, he obtenido unas buenas notas en las materias filosofía, literatura o pedagogía. Lo mismo que el respeto y la confianza de muchos docentes y compañeros en la facultad.
  
Seguidamente Carmenza, cada vez que tengo una clase con los estudiantes de la Normal, evoco mucho el consejo, cualidad que el espíritu santo te brindó para que las escrituras sean exitosas y los estudiantes comprendan que no es escribir por escribir, sino buscar generar en el lector una reflexión de la escritura dentro del ejercicio de la lectura, tampoco es utilizar un lenguaje muy técnico y especializado, es la búsqueda de palabras de acuerdo a los conocimientos sociales y culturales del contexto al que maestro se va enfrentar en su práctica pedagógica. Y esto en otras palabras deja entrever otro de los significados de tú nombre, el entendimiento. Que no consiste en rellenar de teorías simple y llanamente, sino jugar mágicamente con los pensamientos, para conjugarlos según el momento y el espacio, porque eso también te aprendí a ser mesurado, ordenado y honesto, a que un maestro es un sujeto social, ejemplo de una sociedad para que sea mejor cada día.

Lectora de las realidades para ayudarles
a sus estudiantes a ver eso que se encuentra
ocultos en los símbolos cotidianos para
que tengan una mayor capacidad
de crítica y reflexión de su rol en la sociedad.

Del mismo modo, la labor docente es aplicar una máxima capital de tú autoría que es:
La perseverancia es convertir lo imposible en posible así mismo el desaliento te conduce al pesimismo. El pesimista siempre distingue la oscuridad en la luz mientras que el optimista descubre la luz en la oscuridad. Solo tú puedes cambiar tu suerte la energía está a tu alcance, atrévete a renovar tu vida”

Cada día en las espacios donde tengo la oportunidad de ser maestro u orientador, trato de enseñarles a los estudiantes esa luz a través de la doxa o el camino del conocimiento como diría también Parménides, para que ellos confronten lo que sienten y piensen del conocimiento en el mundo de la vida, y formen una visión no solamente del conocimiento sino de la vida con lo que aprenden conmigo en el aula.
Para concluir te mando un caluroso y amistoso abrazo para decirte que éste es un pequeño homenaje de los que acostumbro hacer a todos los allegados desde mi blog en una de mis columnas, espero que lo disfrutes y que hayas feliz cumpleaños.

Juan Esteban L.

Carmenza Tobón Lopera, nació un 06 de junio en el municipio de San Pedro Antioquia, Egresada de la Normal Superior del Señor de los Milagros de dicho municipio. Licenciada en Español y Literatura de la Universidad de Medellín, en la cual se destacó por ser la alumna brillante y ejemplar de Federico Medina Cano. Del mismo modo, es Magíster en Lingüística de la Universidad de Antioquia y gracias a dicho postgrado se le abrieron muchas puertas como Docente Universitaria en instituciones como Luis Amigo, la Universidad de Medellín y Eafit.

En 1999 entra a la Escuela Normal Superior de Medellín como docente de Investigación y se ha destacado por ser una de las mejores Maestras de la Institución, para que los estudiantes indaguen y se realicen preguntas para suscitar una capacidad de crítica y reflexión en el ejercicio de la lectura y escritura en la cotidianidad escolar.

Comentarios

Entradas populares