RESEÑA DE PELÍCULA # 8: PASIONES SECRETAS

Pasiones Secretas, es una película
del Director francés Jean Claude
Brisseau, el cual, nos quiere
enseñar la capacidad discursiva
que tiene la sexualidad para
persuadir a los sujetos y hagan
lo que otros desean y así se
dobleguen su voluntad
a lo más íntimo de sus
pasiones humanas.
El sexo, ha sido el poder de los instintos y pasiones humanas, ya que siempre logra mostrarnos la rendición o el triunfo que un sujeto tiene sobre otro. Aunque en ocasiones, es también el encuentro de dos almas que buscan en el placer, el encuentro del deseo y la fascinación; en la película “pasiones secretas”  del director francés Jean Claude Brisseau, se nos refleja todos los elementos anteriormente expuestos e igualmente, también podemos confrontar la teoría freudiana del Ethos y del Tánathos.

Ahora bien, como se configura esta teoría del psicoanálisis en esta película, es de la siguiente manera:

Sandrine, es la niña “ingenua” que busca explorar en su sexualidad, un encuentro consigo misma, pero ante todo, quiere saber la incidencia que esto tiene para su goce personal, aunque no obstante, ella a medida que pasa el  desarrollo de la historia, se da cuenta, que el sexo y su sensualidad, puede generar manipulación, pero en especial, fascinación a los individuos, en los cuales, se tiene un determinado interés para poder acceder a las mejores posiciones sociales. En este caso, por Christopher, el hijo del dueño de la compañía, donde trabaja como secretaria del señor Delacroix.
La Naturaleza Humana, busca en
su sexualidad, explorar cada una
de las partes de su cuerpo, para
encontrar eso que se llama el goce
o el tan anhelado clímax del placer
y así potencionarlo en cada encuentro
de la sexualidad en compañía o en solitario.

Por otro lado, Nathaniel, la compañera de la protagonista, es una persona que refleja en su sexualidad, el goce desenfrenado  de sus instintos humanos, sin embargo, lo más llamativo de su personalidad, es  la capacidad que tiene para confrontar a los hombres a través de la sexualidad y descubrir los verdaderos matices en relación con su personalidad.
No obstante, ella, también le refleja al espectador, que en la sexualidad con Christopher, es una  especie de aniquilamiento  que ella tiene consigo misma, ya que tenía como regla, no enamorarse de los hombres, entonces se sentía aniquilada como mujer, cuando comprobó el goce y el placer pasional de las manos de este hombre.

 
Sandrine y Nathaniel, son el Ethos y el Tánatos, porque a través del sexo,
buscan dar sentido a su existencia como
habitantes de la cultura, pero ante todo, quieren encontrar
un lugar en el mundo, que no ha sido justa con ambas
o simplemente manipularlo a través a sus deseos
y placeres; de la misma forma, se concentran
en aprender la una de la otra o simplemente
en competir.
Delacroix, es un personaje intermedio en la película, pero si nos detenemos analizar su función, nos damos cuenta de que gracias a él, podremos darnos cuenta la incidencia que tuvo la bella Sandrine, en la existencia de este personaje, por haberle devuelto esas ganas de vivir, que había perdido gracias a la cotidianidad del día a día en la compañía, lo mismo que la vitalidad para gozar y sentirse vivo sexualmente.


Los personajes de pasiones secretas,
buscan su propio beneficio, ayudando
al otro a satisfacer sus propios placeres
y esto se refleja en los personajes masculinos
de la cinta.
Pero a la final este personaje, tuvo que pagar la consecuencia de haberse dejado llevar de su desenfreno e impulso sexual, pues al enterarse Christopher de los mismos, los usó como arma de chantaje, para que lo dejara vigilar, durante su desempeño en la compañía de su padre. De la misma forma, Delacroix, nos muestra el significado del amor sincero hacia la bella protagonista, pues a pesar de no saber las intenciones de ella, siempre la amó a pesar de todo, aceptó sus condiciones y constantemente buscó la manera de preservar la relación, así fuera aceptando los encuentros lujuriosos que habían entre Sandrine y Nathaniel, los cuales, fueron el clímax de excitación y misterio, durante toda la película.

Pasiones Secretas, es una de esas películas que su espectador cuando la mira, se da cuenta, de la incidencia que tiene la sexualidad para cada uno de sus personajes, como un goce, pero también como una destrucción, donde pueden darse cuenta de la capacidad que tiene ese otro como sujeto proporcionador de placeres o mediación hacia el alcance de ayudarle a formar su propia tragedia humana. Tal y como se ve, durante toda la trama con el personaje de Christopher, el hijo del dueño de la compañía, donde trabajaban las protagonistas, el cual usó el sexo, desde la ambivalencia de la destrucción y del placer.  Puesto que siempre buscaba manipular o simplemente utilizar a los demás a su provecho y conocer sus debilidades desde la sexualidad, para lograr que sucumbieran a sus deseos.
La excitación, es la clave para comprender el
goce del desenfreno de los personajes en
pasiones secretas.


Por último quisiéramos decir,  que en este film del cine francés, podemos comprender e interpretar, algunos de los fines y alcances que pueden lograr los sujetos a través de los rituales de la sexualidad, pero ante todo del poder que esta práctica tiene como discurso.

Comentarios

Entradas populares