RESEÑA DE PELÍCULA # 5: LAS COSAS QUE IMPORTAN

Ellen, la hija que no apreciaba a su
madre, por su rol de ama de casa en la
familia, que cuando enferma de cáncer,
comprende que la vida, no siempre
es al lado de su padre como ídolo, sino
que hay que conocer, las dos caras de la
moneda en la vida. Ahora comprenderá
todo lo realizado por su madre, para que
la quisiera.

Desde la antigüedad, los seres humanos, hemos sido épicos, pero trágicos a la vez. Porque nuestra naturaleza, suele enseñarnos que debemos ser así, porque gracias a dichos rasgos característicos, podemos develar lo vivido en nuestro alrededor.

La película, “Las Cosas que Importan”, es basado en el libro de la escritora norteamericana Anna Quindlen, busca compartirnos la importancia, de las relaciones de los hijos hacía sus padres, en los momentos difíciles, pues la temática principal, gira alrededor del cáncer, que tiene  Kathe, interpretada por la actriz Meryl Streep, cuyo papel es el de la madre de la protagonista.

Sus relaciones con su hija, siempre habían sido distantes, porque esta que es representada por Renee Zellweger, observaba a su madre, como alguien distinto y lejano, por parecerle que su vida de abnegación y servicio por el prójimo, es algo no importante, para la sociedad. Diferente a su padre, al que siempre admiró y respaldó por ser un flamante profesor de Literatura, en la Universidad del Condado, de donde son originarios. Porque logró estimular constantemente, su curiosidad e ingenio por la escritura, a través de la lectura de clásicos de la Literatura. Pero antes que nada, por ver la admiración y respeto que generaba su cátedra en la universidad.
Las Cosas que Importan, nos enseñan que más
importante, que el conocimiento o las cosas materiales
son los detalles que otros hacen por nosotros, para ser
mejores personas o podamos cumplir todos nuestros
sueños.

Dentro del desarrollo de la trama, Ellen, va comprendiendo, como gracias a su madre, todos en la casa, pudieron alcanzar sus sueños, sin esperar nada a cambio, sino simplemente viendo la cara de felicidad de cada uno de ellos, por lo alcanzado. Igualmente, el espectador va viendo, como el desgaste físico de  la madre, ayuda a la protagonista, a entender que su madre, siempre la quiso, pero que nunca, había tenido la oportunidad de decírselo, por centrarse solamente en su padre. Del mismo modo, ya dentro de la cotidianidad del día a día, piensa, como la vida de un ama de casa, es un conjunto de  complejidades, no tan banal, como siempre había creído que era toda su vida.

La familia, es quien nos hace más
humanos a la hora de ejercer ante
la sociedad.
No obstante, la lección más bella, que nos enseña la película, es todos los oficios, no son tan grandes, pero tampoco son tan bajos, como para no merecer un reconocimiento en el diario vivir. Además, los lazos familiares, constantemente, se retienen que renovar, para no dejarlos secar, por las problemáticas personales o sociales concurridas dentro del núcleo de la familia. Por otra parte,  Las Cosas que Importan, busca develarnos, como los hijos tenemos que compensar algún día de nuestra existencia a vuestros padres, por todos los sacrificios.


Porque como dice San Agustín, “la gratitud, es la memoria del corazón”. En la familia de la protagonista, se reitera mucho, pues todos dejaron, el transcurso normal de sus vidas, por darle la oportunidad a esa persona que había dejado su propia vida, por ellos, para su realización individual en todos los planos. Sin embargo, la pareja, siempre se pondrá a prueba, en la salud y en la enfermedad, vemos como durante el transcurso de la historia, Ellen, sabia de la infidelidad de su esposo, no se lo reprochó, sino al contrario, analizó la situación como una necesidad que tenía él como ser humano de afecto y compañía. Que ella, en ocasiones, no hubiese podido darle por su enfermedad.


En conclusión, recomiendo, la cinta, porque permite confrontar todo lo que sentimos y pensamos como personas, sobre la vida en familia, pero en especial, comprender la función que como integrantes de la misma, tenemos en la vida de cada uno. De la misma forma, genera el interrogante: ¿Amamos a nuestra familia, por lo que ellos nos dan en la dimensión afectiva o como nos lucramos a través de ella?

Comentarios

Entradas populares